El océano parece invulnerable porque es vasto y poco explorado; sin embargo, es cada vez más importante saber que sus recursos son finitos, y el agotamiento de estos, más allá de los niveles sostenibles, es irreversible

Es por ello que se hace indispensable la pesca sostenible. 

Se estima que la flota pesquera mundial es un 250% más grande de lo necesario, para capturar lo que el océano puede producir de manera sostenible. 

La industria pesquera, como todas las industrias, está impulsada en gran medida por el mercado. 

Los consumidores de productos del mar son cada vez más conscientes de las amenazas a las poblaciones mundiales de peces, pero se necesita una mayor concienciación, para que el mercado exija productos sostenibles de pesqueras bien gestionadas. 

La demanda de peces, mariscos y los avances tecnológicos han llevado a prácticas de pesca que están agotando las poblaciones de peces y mariscos en todo el mundo. 

Los pescadores eliminan más de 77 mil millones de kilogramos de vida silvestre del mar cada año. Los científicos temen que de continuar pescando a este ritmo, pronto pueda provocar el colapso de las pesquerías mundiales. 

Para continuar confiando en el océano como una importante fuente de alimentos, los economistas y conservacionistas dicen que necesitaremos emplear prácticas de pesca sostenibles. 

1. ¿Qué es la pesca sostenible?

Según la MSC (Marine Stewardship Council), «la pesca sostenible significa dejar suficientes peces en el océano, respetar los hábitats y garantizar que las personas que dependen de la pesca puedan mantener sus medios de vida». 

El MSC es una organización benéfica global e independiente. Tiene su sede en Londres y trabaja para promover la pesca marina sostenible y prácticas de pesca responsables, ambientalmente apropiadas, socialmente beneficiosas y económicamente viables. 

Esto se logra mediante el desarrollo de un conjunto de normas, los Principios y Criterios del MSC para la Pesca Sostenible, para evaluar y certificar las pesquerías. 

Estas normas se basan en datos científicos y se desarrollaron con las partes interesadas relevantes. Los certificadores de terceros se utilizan para evaluar los productos certificados por MSC. El «sello de aprobación» de MSC debería permitir a los consumidores comprar pescado y otros mariscos de fuentes bien administradas. 

Otras organizaciones como The Safine Center y Monterey Bay Aquarium están implementando una intervención potencialmente poderosa mediante la publicación de guías de productos del mar, para ayudar a los consumidores a informarse y a tomar decisiones al comprar productos del mar. 

2. Prácticas pesqueras sostenibles 

Hay formas de pescar de manera sostenible, lo que nos permite disfrutar de los peces y al mismo tiempo garantizar que las poblaciones permanezcan en el futuro. 

En muchas culturas indígenas, las personas han pescado de manera sostenible durante miles de años. Las prácticas de pesca sostenible de hoy reflejan algunas lecciones aprendidas de estas culturas. 

Las pesquerías sostenibles se dirigen a numerosas especies, incluidas las más pequeñas y más bajas en la cadena alimentaria, porque pueden reproducirse rápidamente para mantener a sus poblaciones. También exigen salvaguardas ambientales como frenar la captura incidental (que es la captura de organismos que no son el blanco de la pesca) y reducir el dragado y otras prácticas pesqueras destructivas. 

Las pesquerías silvestres sostenibles deben estar bien administradas, con un control preciso de la población y regulaciones que puedan rastrear los peces y mariscos desde el barco de pesca hasta la mesa. 

La acuicultura juega un papel importante. Es el conjunto de actividades y conocimientos para la crianza de especies acuáticas animales y vegetales. 

Las granjas de peces producen la mitad de todos los mariscos y peces que el mundo come, pero no todas son iguales. 

Las verdaderas operaciones sostenibles minimizan los impactos ambientales como la contaminación, las enfermedades y otros daños a los ecosistemas costeros de los que dependen las especies silvestres. También evitan el uso de peces capturados en la naturaleza como alimento, una práctica que pone un enorme estrés adicional en las poblaciones de peces silvestres. 

3. ¿Cómo funciona la Pesca Sostenible? 

Estas son las premisas básicas para hablar de pesquerías sostenibles: 

● Una pesquería sostenible está gestionada pensando en el ecosistema. 

● Ayuda a proteger especies y hábitats sensibles. 

● Una pesquería saludable mantiene las poblaciones de todas las especies en un nivel saludable. 

● Una pesquería sostenible utiliza métodos de pesca selectivos. 

● Mantiene la biodiversidad. 

● Minimiza el uso de energía, de productos químicos y la producción de desechos en todas sus operaciones. 

● El cumplimiento de la legislación y la normativa vigente, es una condición básica para conseguir liderar un proceso de Pesca Sostenible. 

● Una pesquería sostenible facilita siempre el origen de todos sus peces desde el punto de captura hasta el mercado (trazabilidad). 

4. Los crecientes problemas y sus posibles soluciones 

4.1. La sobrepesca. 

La sobrepesca es definida formalmente como «situaciones en las que una o más poblaciones de peces se reducen por debajo de los niveles predefinidos de aceptación por parte de las actividades pesqueras». Significa que las poblaciones de peces se agotan hasta el punto en que no pueden recuperarse. 

Áreas como la costa oriental de Canadá y la costa noreste de los EE. UU. han llevado a ciertas especies al límite, lo que ha provocado el colapso de las comunidades pesqueras que dependían de esas poblaciones. 

En algunos casos, se han restaurado las poblaciones de peces agotadas; sin embargo, esto sólo es posible cuando el ecosistema de la especie permanece intacto. 

Si el agotamiento de las especies causa un desequilibrio en el ecosistema, no solo es difícil que las poblaciones agotadas vuelvan a niveles sostenibles, sino que otras especies que dependen de las poblaciones agotadas, pueden desequilibrarse y causar problemas adicionales. 

Soluciones: Los acuerdos de acceso a través de acuerdos gubernamentales están ayudando a las pesquerías de los países en desarrollo, a negociar mejores acuerdos con los países ricos que ayudarán a proteger el medio marino y los medios de vida de las comunidades pesqueras. Estas personas locales dependen de los peces para mantener su salud y sus medios de vida. 

Las flotas pesqueras extranjeras de enorme tamaño y poder de los países ricos pueden abrumar a la población local y agotar la existencia de peces, causando más daños al medio marino, al interrumpir la cadena alimentaria. Cuantas más poblaciones de peces se sobreexploten, más pesquerías deberán buscar aguas productivas que luego se agoten rápidamente. 

4.2. Inadecuadas prácticas de conservación y manejo. 

La sobrepesca no solo causa el agotamiento de las poblaciones de peces individuales, sino también la interrupción de ecosistemas 

enteros y redes alimentarias en el océano. Una buena gestión de estos ecosistemas en su conjunto, es necesaria para garantizar la sostenibilidad de las poblaciones de peces comerciales. 

El cuidado de los ecosistemas en lugar de cuidar solo las especies objetivo implica: 

Mantener poblaciones de especies objetivo para permitir su papel natural en los ecosistemas y permitir tasas de reproducción sostenibles. 

Eliminar el uso de artes de pesca que crean un alto nivel de captura incidental o la captura incidental de especies no objetivo. 

Cierre de zonas de alimentación, reproducción y desove para proteger los ecosistemas marinos. 

Soluciones: La Unión Europea ha establecido una Política Pesquera Común Europea (PPC). Se busca prevenir la sobrepesca mediante una mejor gestión de la misma. También se pretende tener una buena comunicación entre los gobiernos y mercados nacionales para garantizar la sostenibilidad. 

Otra solución es el establecimiento de zonas de no captura y reservas marinas, áreas donde la pesca está prohibida, para ayudar a reponer las poblaciones de peces comerciales, y así asegurar la sostenibilidad a largo plazo. 

4.3. Subsidios del gobierno. 

Los gobiernos otorgan subsidios a las pesquerías para permitirles aumentar la capacidad de captura de sus flotas en forma de nuevos buques y mejoras a los botes existentes, subsidios a los combustibles, beneficios fiscales y apoyo laboral. 

Japón es el mayor subsidiario de su industria pesquera, proporcionando el equivalente de US $ 2-3 mil millones anuales. Estos subsidios están destinados a apoyar a la industria pesquera en estos países; sin embargo, hacen más daño que bien con el aumento de la capacidad que causa la sobreexplotación de las poblaciones de peces comerciales y aumenta la cantidad de desechos debido a la captura incidental. 

Soluciones: Reconducir estos fondos para ser utilizados para mejorar la gestión de la pesca, ayudaría en gran medida a reducir la presión de la pesca sobre las poblaciones ya agotadas, y apoyaría a la industria al preservar el recurso para el futuro. 

En la Unión Europea, los subsidios para apoyar barcos nuevos o para mejorar barcos existentes están disminuyendo, y los cambios en las medidas sociales, como la recapacitación de los pescadores para empleos alternativos, están aumentando. 

5. Pesca destructiva 

Reducir o eliminar las prácticas de pesca destructivas es esencial para la pesca sostenible. La pesca de arrastre de fondo destruye los hábitats. 

Las prácticas de pesca indiscriminadas como las redes de deriva, los palangreros y la pesca con cianuro son destructivas para los hábitats y las especies no objetivo. 

La pesca de arrastre en aguas profundas es particularmente dañina para los ecosistemas, porque despoja a todo el medio ambiente de todos los seres vivos, incluidos los corales oceánicos profundos. 

El despojo continuo de las áreas de aguas profundas, puede hacer que las especies se extingan antes de que tengan la oportunidad de ser identificadas por la ciencia. 

6. Las Zonas Económicas Exclusivas 

Las Zonas Económicas Exclusivas (ZEE) de 200 millas se establecieron en la década de 1970 para proteger los recursos pesqueros en los países en desarrollo. Los buques extranjeros negocian para obtener acceso a las aguas dentro de las ZEE. 

Desafortunadamente, si bien esto ayuda a los países en desarrollo y a sus comunidades pesqueras, la alternativa para las flotas extranjeras es pescar en alta mar, agotar esos recursos o pescar ilegalmente. 

Los acuerdos de acceso a las ZEE han aliviado este problema mediante la negociación de una suma global, para permitir que los barcos extranjeros pesquen en sus aguas. No obstante, los 

acuerdos de acceso continúan contribuyendo a la sobrepesca y a amenazar la seguridad alimentaria de los países en desarrollo. 

Se necesitan negociaciones más equitativas y sostenibles. 

7. Los consumidores 

Como consumidores, podemos elegir productos de pesquerías sostenibles y bien administradas. Para hacerlo, debemos educarnos acerca de dónde proviene nuestro pescado y cómo se captura. 

Muchas personas, comunidades y naciones continúan confiando en los peces y otras formas de vida acuática como fuente de alimentos y materias primas. 

Para mantener las poblaciones de peces, debemos reducir la sobrepesca y la captura incidental mediante la gestión de la pesca. Gestionar las poblaciones de peces no es tarea fácil. Requiere cooperación a todos los niveles de gobierno, desde las comunidades locales hasta las naciones de todo el mundo. 

Desde Anchoas La Capitana te invitamos a apoyar la pesca sostenible disfrutando de nuestros productos de la máxima calidad.

¡Te esperamos!

  • lata de anchoas la capitana
  • anchoas la capitana premium gourmet
  • Caja de Anchoas del Cantábrico